Localizacion de Bonillo, El


Localizacion de Bonillo, El

Informacion sobre El Bonillo que pertenece a la provincia de Albacete

El Bonillo

Municipio de la provincia de Albacete, situado en La Mancha, al Norte de la comarca de Campo de Montiel, que se encuentra a 69 km. de la capital provincial, perteneciente a la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha (España). En 2010 contaba con 3.052 habitantes, según datos del INE. Formalmente incluye la pedanía de Sotuélamos, aunque en la actualidad se encuentra prácticamente abandonada y no hay habitantes censados en ella. Lo más destacable por su atractivo turístico son los grandes espacios naturales (casi todo el término municipal es zona de especial interés ornitológico), la venta de queso manchego y la existencia de varios cotos de caza.

El término municipal limita al norte con los municipios de Villarrobledo y Munera, al este con el de Lezuza, al sur con los de Alcaraz, Robledo (un pequeño pico, casi no hay contacto), El Ballestero, Viveros de nuevo con Alcaraz, y al oeste con los de Villahermosa (Ciudad Real) y Ossa de Montiel.

Se caracteriza fundamentalmente por: inviernos fríos, con medias invernales muy bajas, registrándose temperaturas por debajo de 0º C. Son frecuentes las nevadas a lo largo del período invernal.

Sus veranos suelen calurosos y secos, en los que se superan ampliamente los 30° C.

Con una pluviosidad no demasiado acusada se registran aproximadamente 400-600 mm. de media anual.

Otra de las particularidades climatológicas es la gran presencia que el viento tiene en la localidad, no en vano han sido instalados varios parques eólicos dentro de su término.

La tradición popular afirma que el término municipal, en época medieval, estaba compuesto por infinidad de núcleos poblacionales (como demuestran los restos de iglesias y ermitas) distando poco entre sí (ermita de Pinilla, ermita de -hoy Sotuélamos-, iglesia gótica en Cerro Bueno -la actual iglesia de Santa Catalina-, ermita de la Magdalena, Santa Ana, convento de Agustinos, ermita de San Roque, ermita de la Pura), aunque los más importantes eran la aldea de Sotuélamos (Soto de Álamos), San Miguel de Susaña y Santa Catalina (cerca de las Salinas de Pinilla). Éstas, a caballo entre los siglos XII y XIII, se unieron en Cerro Bueno formando lo que hoy es El Bonillo, en el sitio donde se encontraba una pequeña iglesia de estilo gótico. La explicación del proceso parece confirmada arqueológica e históricamente. Sin embargo, los topónimos trasmitidos no tienen ninguna confirmación etimológica y apenas sentido. Lo más plausible es que Sotuélamos y El Bonillo, procedan de términos latinos trasmitidos y deformados a través del árabe y el mozárabe, y que los pretendidos Soto de Álamos y Cerro Bueno, no sean más que explicaciones populares a posteriori sin fundamento.

Se dice que la unión tuvo lugar porque estos tres núcleos de población se hallaban situados en vaguadas que, en época de lluvias, eran de fácil inundación y porque en El Bonillo había mucha caza y buenas tierras. Poco después del año 1500 se le concede la independencia de la ciudad de Alcaraz.

De estas tres aldeas originales se conserva:

- Sotúelamos: la ermita y la propia aldea, que actualmente se sigue utilizando, y donde hasta hace pocos años había un núcleo permanente de población, siendo pedanía de El Bonillo.

- San Miguel de Susaña: data del Imperio Romano y se conserva una antigua posada actualmente conocida como Casa Redonda (el nombre hace referencia a su especial construcción) y vestigios de una calzada romana que iba desde la antigua Libisosa (hoy Lezuza) hasta Laminio (Alhambra). En los terrenos cercanos a la aldea los labradores habían encontrado recipientes de cerámica y monedas romanas.

- Santa Catalina: Era una aldea sujeta al convento de los Templarios, de estilo románico, habitado por los caballeros de la orden del Temple. Se conservan las pinturas en el artesonado, tapado por las bóvedas (entre el tejado y estas). Santa Catalina estaba cerca de las Salinas de Pinilla; que son de remotísima antigüedad. Parece ser que los romanos las aprovechaban y prueba de ello son los restos de un campamento romano descubierto en las inmediaciones de las lagunas, llamadas de las Salinas. Pasaron a ser en 1620 propiedad real, llamándoselas "El Real Saladero de Pinilla". Con la desamortización de Mendizábal pasaron a manos privadas.

Formado el pueblo, absorbiendo a la poblacíon circundante, El Bonillo pasó a la jurisdicción de Alcaraz.

En 1475 la ciudad de Alcaraz se revela contra el Marqués de Villena, poniéndose de parte de los Reyes Católicos, los habitantes de El Bonillo se alzaron también en armas y solicitaron la ayuda de los alcaraceños. Estos enviaron sus tropas que, engrosadas con las de El Bonillo, se pusieron en marcha para liberar al pueblo de Munera del dominio del Marqués.

El 27 de noviembre de 1532 la emperatriz Isabel le concede facultad para sentenciar sus propias causas civiles, siempre que no excediesen de los 400 maravedíes. La misma emperatriz Isabel el 11 de enero de 1534 le cedía la propiedad de la Dehesa Nueva. Posteriormente el emperador Carlos I de España y V de Alemania le otorga el título de Villa por una carta privilegio dada en Barcelona el 12 de febrero de 1538: «Haciéndole merced a la Villa de El Bonillo de eximirla de la ciudad de Alcaraz donde era sujeta, y hacerla villa de sí y sobre sí y darle jurisdicción civil y criminal (...) Y os damos poder y entera facultad para que podáis poner y tener, y pongáis y tengáis horca y picota (...)». Esta picota es el rollopicota, hoy conocido como Rollo de San Cristóbal, donde se ajusticiaba y exponía a los reos a la vergüenza pública.

El 20 de junio de 1566 Felipe II ratificó la concesión otorgada por Carlos I, y le amplió la jurisdicción «(...) Se le amplíe y acreciente de nuevo dos terceras partes de dos leguas vulgares que hay de término desde la Villa de El Bonillo hasta el mojón de Villarrobledo que es junto a la ermita de Sotuélamos (...) y que la misma ampliación se le de a la redonda y contorno de la dicha Villa de El Bonillo».

'Sus fiestas más importantes son' :

Sin dejar de destacar la Semana Santa, con sus reconocidas bandas de tambores y cornetas, fue declarada de Interés Turístico Regional el en 2011.

También destacan sus carnavales que cada vez tienen más auge.

En los últimos años se viene celebrando una Feria de Tradiciones, a finales de junio, en la que tienen lugar diversos actos como: comida popular, celebración de las bodas de oro de los matrimonios de la localidad y mercadillo con productos tradicionales, entre otras actividades.

El Certamen de Bandas y Cornetas (iniciado en el año 2004) se celebra el fin de semana anterior al inicio de la Semana Santa y en él actúan las bandas de la localidad y las invitadas por la organización.

El municipio de El Bonillo se sitúa entre cabeceras fluviales, justo en la divisoria hidrográfica de las cuencas de los ríos Guadiana (Guadiana Alto), y del río Lezuza (afluente "libre" hacia el Júcar). En él se sitúa la segunda cumbre más alta del Campo de Montiel: Los Barreros, de 1102 msnm, que es el sector de la recarga principal del sistema acuífero 24, y donde se sitúan los nacimientos de algunos de los ríos esteparios montieleños y de la alta llanura, como el Córcoles, o el citado Lezuza; pero también como zona principal donde se originan las primeras fuentes de cabecera del Guadiana Alto, más arriba de las mismas Lagunas de Ruidera, como el arroyo Alarconcillo, el cual aporta las primeras aguas a éstas en los periodos lluviosos.

Hacia la zona oriental, próximos al límite con el término municipal de Lezuza, se ubican una veintena de pequeños navajos o esteros, algunos de más de 50 ha, que componen un único complejo torcal ligado a un mismo origen por hundimientos de disolución del zócalo calizo-dolomítico, tipo dolinas de Karst, que reciben ciertos nombres topográficos como: Laguna de Navalcudia (que da el nombre genérico al complejo), Navajoluengo, Nava Redonda, Los Melchores, Navajo Guijoso, etc. Estos enclaves, aunque secos en buena parte del año, debido en parte, a que son centros de percolación de aguas, como magníficos higrohumedales para la conservación de la biodiversidad local, a pesar de lo erróneo que se declara en las fichas técnicas sobre los humedales del Complejo de El Bonillo, del costoso y exuberante Plan-ficción Especial del Alto Guadiana, 2008-2027 (de más de 5.000 millones de €); las cuales, contrariamente a lo que allí se dice, ni carecen, ni mucho menos, de valor ecológico, ni pueden ser destinadas de modo natural a retener agua, ya que su cometido ecológico fundamental es la de servir de centros de recarga hídrica al acuífero Campo de Montiel (cuya agua se transmite hidrodinámicamente posteriormente a otros hábitats).

En el triángulo comprendido entre El Bonillo, Viveros y El Ballestero se censa una población de 181 avutardas, en primavera y 130 individuos en verano. En las llanuras de El Bonillo, además, se puede ver sisón común, alcaraván común y una gran población de perdiz roja, además de otras aves esteparias.

Cerca se puede visitar las Salinas de Pinilla (de origen romano), también como microrreserva creada por la JCCM (Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha) por sus interesantes especies de flora, aunque no menos interesante es su avifauna acuática, destaca las avocetas comunes, cigüeñuelas comunes, ánades azulones, garzas reales e insectos que viven en el medio salino.

En 2008 fue inaugurada una planta de energía termosolar capaz de suministrar electricidad a 800.000 habitantes, el doble de la población en 2008 de toda la provincia, así como varias plantas de energía solar, entre las que destaca la situada en la finca El Guijoso, de 2,5 MW de capacidad. Posee en su término varios parques de energía eólica. También es conocida la zona por sus bodegas: en la mencionada finca El Guijoso se encuentra una de las más singulares de España, ya que tiene el reconocimiento de D.O. Pago Guijoso: Bodegas Sánchez Muliterno , que pertenece a la Asociación de Turismo Enológico de Castilla-La Mancha y es foco de atracción turística. Otra bodega conocida en la zona es Finca Elez, que posee igualmente denominación de origen propia, D.O. Finca Élez y que cuenta también con rutas enológicas.

La caza es otra fuente importante de ingresos, ya que el término cuenta con varias fincas de caza menor

Sigue siendo un pueblo eminentemente agrícola con una destacable actividad ganadera (ovina, caprina, avícola y porcina) y de la construcción.

En su iglesia del siglo XXI se conserva una bella pintura de El Greco.

Es famosa pintada en la carretera que reza "El Bonillo es una nación" que no pasa de una simpatica anecdota que se está haciendo famosa por la región. Esta pintada ha sido restaurada en varias ocasiones y se desconoce el autor original*


Este articulo puedes encontrarlo en la wikipedia bajo licencia: http://creativecommons.org/
©webdelayuntamiento.com